Dos meses de aventuras

¡No me puedo creer que ya lleve dos meses aquí! La verdad es que se me ha pasado rapidísimo todo este tiempo, pero por otro lado también he hecho muchísimas cosas. Lo más importante de todo es que ya empiezo a sentirme “integrada” en la vida australiana, tanto que he cambiado mi horario de la cena a uno mas Aussie, las 8 de la tarde.

Durante este tiempo he aprovechado la mayoría de los fines de semana para viajar y conocer otros sitios de Australia; Byron Bay, Surfers Paradise, Moreton Island, Stradbroke Island… Cada vez me gusta más este país, me parece que para lo bonito que es está muy poco valorado internacionalmente. Muchísima gente tiene el sueño americano de irse a EEUU, pero perdonadme que os diga, Australia no tiene nada que envidiar a ningún otro país. Un país que es más grande que toda Europa junta, que tiene la mayoría de su territorio sin habitar, con animales increíbles y lugares paradisiacos… En fin, creo todo el mundo debería estar aquí al menos una vez en la vida para disfrutar de este paraíso (sobre todo mis amigos que deberían venir a visitarme 😛 ).

Pero durante estos dos meses no todo ha sido viajar, también ha tocado pasar tardes y tardes en la biblioteca estudiando inglés y haciendo writings (no hay cosa que odie más que hacer una redacción). En menos de un mes tengo el examen de Advanced donde tendré que demostrar que esas tardes de biblioteca han merecido la pena. La verdad es que no las tengo todas conmigo en que aprobaré el examen pero bueno, ¡aquí hemos venido a jugar!

También durante este tiempo he conocido a mucha gente y he hecho grandes amistades (frase muy de mi abuela), la mayoría de otros países (Suiza, Japón, Brasil, Alemania, Turquía, Francia, Birmania…). Aunque a veces nos cuesta entendernos en inglés siempre acabamos entendiéndonos, aunque sea por gestos. La verdad es que me encanta conocer otras culturas y otras formas de ver la vida.

En cuanto al trabajo, para estas fechas ya esperaba haber encontrado algo pero teniendo las clases por la mañana me está costando bastante difícil encontrar un trabajo de tarde. Una vez haga el examen de inglés me pondré al 100% a encontrar uno.

No podía terminar este balance sin hablar de mis compañeros de piso. Vivir con alguien ya de por sí tiene sus pros y sus contras, y si encima tiene otra cultura, entenderse puede ser un poco complicado a veces. No dejo de extrañarme cada día por la, digamos especial, forma de cocinar de mis compañeras Birmanas, como por ejemplo hacer un huevo duro en una sartén, os podéis imaginar como acabó la experiencia. Siempre que hay algo desordenado o la basura sin sacar empiezas a odiarles. Sin embargo, el día que te falta tomate para la pasta y abres la nevera y ves que alguno tiene un bote de tomate entero, desde ese momento te empieza a caer genial.

En resumidas cuentas puedo decir que estos dos meses han sido muy buenos, por supuesto que he tenido días en los que todo ha salido mal, pero al final de todo son los recuerdos buenos los que se quedan, y de esos me quedan muchísimos por vivir en Australia.


2 Replies to “Dos meses de aventuras”

  1. Genial !!!! Sigue pasandotelo asi de bien…

  2. Es alucinante todo lo que se puede ver y hacer en dos meses: todos esos sitios y paisajes tan diferentes, la gente de todo el mundo, las distintas costumbres…y encima aprendiendo inglés… !envidiable!
    Disfruta de tu aventura.

Deja un comentario

*